Archivos Mensuales: agosto 2009

>Profesionales o Amateurs

>

Por fin me he recuperado de una semana maratoniana de presentaciones con los grandes y no tan grandes showrooms de España. La moda está preparada para nuestra siguiente temporada otoño-invierno 08/09, calificativa de cautivadora, agresiva, oscura, sugerente, ñoña, femenina muy femenina, de largos cortos, estructuras retro incandescentes, abrigos de tejidos naturales y animales (¡hay que pena!) para mucho frío… El hombre más de lo mismo, un poco más más … más de lo mismo, con alguna variación sin importancia. Rodeada de fashionistas consumistas de firmas imposibles al bolsillo ajeno, escuché desgarradoras confidencias laborales con sabor a hiel y melaza, observé mostradores de pluma y carnaza con tal atrevimiento que no hay gesto de geisha que te mantenga impávida ante tal entertainment. Un tira y afloja de poder contra poder, de sabiduría e ignorancia, del saber estar con discreción y elegancia al contoneo chabacano de ciertas actitudes bárbaras compulsivas. Te sientes enano existencialmente hablando, tu cultura, aprendizaje y peso en el medio se ven eclipsadas por ráfagas de fuegos cruzados absurdos. Echo de menos a personas con altura, bagaje, cosmopolita, de estirpe, hechos de sudor en platós memorables, con historia e históricos pues marcaron un antes y después en el mundo de la moda en éste país. Odio la mediocridad en toda su amplitud, por ello rememoro a aquellos colegas sociólogos de grandes bigotes, afrancesadas e hijas putativas del país vecino, británicos progres de buena familia adoptados en ciudad de El Cairo, madrileños cañí pincelados de Espronceda, mujeres de generosas manos y trazo firme, a los Grandes a Balenciaga … A ellos a personas talladas por el tiempo que no deben ser olvidadas les agradezco dar luz a los pro-fe-si-o-na-les, sí PROFESIONALES muy diferente al porfesional o amateur.

Para ti ignorante, audaz, atrevido, sol y sombra.

>Esto no es ficción

>

Uno de los mayores goces del ser humano es haber tenido un almuerzo con una de las Grandes de España, una Gran Dama y una gran Señora, un excelente ser humano, Doña C. de P. V.. Gran conversadora, culta y cosmopolita, con sus casi 90 años mantenemos una verdadera amistad desde hace 25, los cuales al principio ejercí de dama de compañía para ella en exclusividad. Hubo una selección previa, entrevistas, etc…, mi mecenas una buena amiga I. D., pasé las pruebas con holgura pero aprendí mucho muchísimo de ella, y sigo haciéndolo. Hemos pasado por momentos inenarrables que sólo ella y yo los vivímos con emoción, temas personales y profesionales.
Testigo de éste encuentro ha sido el restaurante Ruibayat, el trato extraordinario y muy diferente a las anteriores veces que he ido. Se pasan las horas volando cuando la conversación fluye y la amistad, cariño y respeto es mutuo. Revivimos actos oficiales, compras, tardes de Club, almuerzos, cenas, viajes llenos de anécdotas y de personajes irrepetibles… en definitiva, nos seguimos divirtiendo juntas somos muy afines. Tanto que los “nuevos ricos” de los alrededores nos envidian al escudriñar nuestra sabrosa conversación; y cuando con la naturalidad espontánea de un rico de cuna y generaciones nos anuncian que R., el chófer de los fines de semana nos espera, le hacemos pasar sin alterarnos, discretamente agradecidas… las miradas vuelan. Me acercan a palacio, nos sabe a poco todo y quedamos en vernos pronto para comentar un libro que me ha prestado de Esperanza Aguirre. La despedida entrañable como siempre… nos hablamos en dos días.
En la vida prevalece lo genuino con el paso del tiempo a pesar del esfuerzo inútil de algunos en querer ser y no poder, pues con clase se nace. El encuentro refuerza mi idea acerca de la mediocridad generalizada de las chanclas de plástico, los calcetines blancos, las camisetas metidas por dentro marcando el michelín, las uñas de porcelana, los miserables, los VAM, las opiniones gratuitas, las mujeres de medio pelo, los medio ricos, los imbéciles recalcitrantes, las cortesanas con Visa,… lo auténtico merece la pena valorar y tener guardado sólo para unas pocas privilegiadas como yo.