>Esto no es ficción

>

Uno de los mayores goces del ser humano es haber tenido un almuerzo con una de las Grandes de España, una Gran Dama y una gran Señora, un excelente ser humano, Doña C. de P. V.. Gran conversadora, culta y cosmopolita, con sus casi 90 años mantenemos una verdadera amistad desde hace 25, los cuales al principio ejercí de dama de compañía para ella en exclusividad. Hubo una selección previa, entrevistas, etc…, mi mecenas una buena amiga I. D., pasé las pruebas con holgura pero aprendí mucho muchísimo de ella, y sigo haciéndolo. Hemos pasado por momentos inenarrables que sólo ella y yo los vivímos con emoción, temas personales y profesionales.
Testigo de éste encuentro ha sido el restaurante Ruibayat, el trato extraordinario y muy diferente a las anteriores veces que he ido. Se pasan las horas volando cuando la conversación fluye y la amistad, cariño y respeto es mutuo. Revivimos actos oficiales, compras, tardes de Club, almuerzos, cenas, viajes llenos de anécdotas y de personajes irrepetibles… en definitiva, nos seguimos divirtiendo juntas somos muy afines. Tanto que los “nuevos ricos” de los alrededores nos envidian al escudriñar nuestra sabrosa conversación; y cuando con la naturalidad espontánea de un rico de cuna y generaciones nos anuncian que R., el chófer de los fines de semana nos espera, le hacemos pasar sin alterarnos, discretamente agradecidas… las miradas vuelan. Me acercan a palacio, nos sabe a poco todo y quedamos en vernos pronto para comentar un libro que me ha prestado de Esperanza Aguirre. La despedida entrañable como siempre… nos hablamos en dos días.
En la vida prevalece lo genuino con el paso del tiempo a pesar del esfuerzo inútil de algunos en querer ser y no poder, pues con clase se nace. El encuentro refuerza mi idea acerca de la mediocridad generalizada de las chanclas de plástico, los calcetines blancos, las camisetas metidas por dentro marcando el michelín, las uñas de porcelana, los miserables, los VAM, las opiniones gratuitas, las mujeres de medio pelo, los medio ricos, los imbéciles recalcitrantes, las cortesanas con Visa,… lo auténtico merece la pena valorar y tener guardado sólo para unas pocas privilegiadas como yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s